Ministerio de Danza

El objetivo primario de la danza es adorar a nuestro Dios y como adoradores que somos llevar al pueblo a la adoración a Dios. Adoración es el acto mediante el cual se expresa reverencia, respeto, honor, amor y obediencia a Dios. Para que exista adoración es imprescindible una actitud del corazón que reconoce en el objeto de la adoración el carácter del Soberano y dueño, como en el Salmo 99 donde se comienza reconociendo la grandeza de Dios:
“Jehová reina… Él está sentado sobre los querubines…Jehová en Sión es grande y exaltado sobre todos los pueblos”.

Y luego se reclama la adoración:

  • “Exaltad a Jehová nuestro Dios, y postraos ante su santo monte”.
  • A través de la danza damos alabanza y adoración al Señor, como nos dice el Salmo 149:3
  • “Alabadle con pandero y danza”.

¿Por qué Alabamos?

  • Para ser obediente a las Escrituras.
  • Para dar gracias a Dios.
  • Para promover un contacto más profundo con Dios.
  • Para estar listo a recibir su sanidad.

La Danza se ha usado a través de la historia para reconocer los elementos y poderes que el hombre considera dioses. Cada cultura ha reconocido la guerra, el amor, los actos de fuerza, el alimento y la salud en sus danzas. "Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” Heb.11:1.